sábado, 20 de mayo de 2017

Cómo concentrarse para estudiar y lograr los mejores resultados

La tecnología no es el enemigo. Pero los teléfonos inteligentes y las redes sociales podrían estar ayudando a erosionar nuestra capacidad de atención. Pero hay un montón de aplicaciones para ayudarte a mejorar la concentración. Lo cierto es que hay que darse un tiempo para cada cosa. Trata de ocultar de tu escritorio todas las redes sociales como Facebook o Twitter y solamente dejar las que son para el estudio. De esta manera es posible evitar las distracciones. Si quieres saber cómo concentrarse para estudiar deberás seguir leyendo hasta el final.

Es importante fortalecer el músculo de la atención gradualmente. Una buena manera es utilizar un temporizador para concentrarse únicamente en el estudio por un periodo corto de tiempo. Solamente tienen que ser entre cuatro o cinco minutos.

Luego tomar un descanso cronometrada de 10 minutos para hacer lo que quieras. Luego hay que aumentar progresivamente la duración del tiempo de estudio. Pero no te olvides de seguir tomando descansos. Mientras mejor te puedas concentrar, más importante es que te alejes y te des tiempo para un descanso. Estos ejercicios de concentración van fortaleciendo el enfoque de a poco.

Muchas veces la mala planificación en el estudio puede llevar a una falta de concentración. Organizar tus horas de estudio te hará seguir una rutina para que tu cerebro se adapte mejor. Además el disponer de horas de estudio a lo largo del día, también te permite disponer de horas de diversión. Así tu mente no se satura con el estudio y puede despejarse como corresponde. Cada vez que te sientes a estudiar estarás más enfocado y con una mejor concentración mental.

Cómo concentrarse para estudiar

Elegir el lugar adecuado para estudiar también es de suma importancia. La esquina lejana de la biblioteca es un lugar mejor para el estudio, que una sala de estar compartida. La construcción de una asociación mental entre un lugar físico y el estudio, será más fácil para caer en un estado de concentración. Es importante que tu lugar de estudio esté ordenado y que no haya distracciones. Un lugar tranquilo y relajado es lo mejor para lograr concentrarse.

Hay que establecer metas de estudio. Lo primero es lo primero; empezar con lo básico y establecer tus objetivos. Preguntarte por qué estás aquí, en la universidad. Divertirse es sin duda una respuesta, pero no la principal. Conocer tus objetivos es muy importante para seguir motivado.

Una vez que sabes lo que quieres, el siguiente paso es preparar un programa semanal con tus horarios de estudio. Establecer una rutina para todo. Tu horario podría incluir el tiempo que debes ir a la cama, el tiempo que debes tener tus comidas, y – más importante – el tiempo que debes pasar en los estudios. No hay ninguna regla y te debes permitir, por supuesto, una cierta flexibilidad dependiendo de cómo vayan las cosas. Pero el establecimiento de una rutina es esencial. Debes hacer todo lo posible para cumplir con tu horario de estudio de la mejor manera que puedas. Esto te permite tener una mejor atención y concentración cada vez que te sientes a estudiar.

El estudio como disfrute y no como castigo

Para que el estudio no se vuelva algo tedioso, es importante darte tiempo para disfrutar de otras cosas. Si sueles salir a cenar a diario con tus amigos, es mejor limitar esto a dos días por semana, lo que te ayudará a ahorrar algo de dinero también. En el caso de que vayas al cine todas las semanas, debes tratar de reducir la cantidad de veces.

Si alguien te pide que lo acompañes a pasar un rato en el centro comercial cuando se sabe que deberías estar estudiando, puedes decirle que no y hazle saber cuándo sería un mejor momento. En resumen: aprender a decir no cuando sabes que realmente necesitas estar estudiando.

La autoayuda es la clave aquí. Nadie más va a dejar de hacer lo que quiere, pero tú eres el que va a hacer frente a las consecuencias si no cumples con tus objetivos. Recuerda que estás en la universidad por una razón, y si eso se pierde nada va a encajar bien en la ecuación.

Es bueno conocer diferentes técnicas de estudio para saber cuál es la más indicada para ti. Armar afiches y colocar carteles por toda la casa pueden ser de mucha ayuda para aprender un tema. También puedes probar con la meditación un rato antes de comenzar a estudiar. Esto hace que tu mente esté más relajada y actúa como las pastillas para concentrarse.

Otra alternativa es  tomar alguna de las pastillas para estudiar que dan muy buenos resultados, como lo es Brain Plus IQ. Este producto es totalmente natural y su función es la de aportar nutrientes para que mejoren las funciones del cerebro. Está comprobado que este tipo de pastillas mejoran la concentración y la memoria en muy poco tiempo.

Sigue estos consejos para estudiar y mantente enfocado en tus metas. De a poco te irás sintiendo más confiado en tus estudios. Así también podrás disfrutar más de todos los demás aspectos de la vida de los estudiantes.

La entrada Cómo concentrarse para estudiar y lograr los mejores resultados aparece primero en OpiniónSalud.